elisa-perez_ginecologa_ivf_donostia.jpg

Por Elisa Perez

Ginecóloga IVF Donostia

Cuando una pareja comienza a pensar en la paternidad, confía en que la llegada de un hijo será rápida y no habrá que esperar mucho para conseguir el embarazo. Pero hasta en un 15% de los casos, el embarazo se hace esperar y, tras un año de búsqueda, no llega. Empieza entonces la angustia, el miedo y la preocupación, así como la duda de si acudir a una clínica de fertilidad.

¿Cuándo debemos acudir a una consulta de Reproducción Asistida?

La tasa de concepción por mes de la especie humana es una de las más bajas del reino animal, se sitúa entre el 17-22%. Esto implica que, después de los primeros 12 ciclos menstruales intentando quedar embarazada, la probabilidad de conseguir una gestación es de aproximadamente el 85%. A partir de este momento, la probabilidad de embarazo espontáneo se reduce.

Por lo tanto, la recomendación general sería acudir a una consulta tras 1 año de búsqueda de embarazo sin conseguirlo. No obstante, en algunas situaciones (mujeres de más de 37 años, antecedentes de quimioterapia en un miembro de la pareja, cirugía ovárica o diagnóstico de endometriosis) pueden estar disminuidas las posibilidades de concebir tanto de forma natural como con técnicas de reproducción asistida. En estos casos, se aconseja acudir tras sólo 6 meses de búsqueda de embarazo.


¿En qué consiste la primera consulta?

En la primera visita se debe evaluar a ambos miembros de la pareja. Se realizará una revisión de historia clínica, antecedentes reproductivos, y tratamientos que hayan recibido o estén recibiendo en ese momento ambos miembros de la pareja, buscando antecedentes que puedan afectar a la fertilidad. A partir de ahí y en base a esos datos, se valorará que pruebas adicionales pueden ser convenientes.


¿En qué consistirían estas pruebas?

En el caso de que no haya antecedentes de interés, se realizará un estudio básico de fertilidad. Este estudio consiste en varias pruebas a ambos miembros de la pareja.

  • En el hombre, se realizará un seminograma para estudiar las características del semen (concentración de espermatozoides, movilidad, morfología). Previo a este estudio será necesario descartar infecciones como VIH o hepatitis con una analítica.
  • En la mujer, se realizará un estudio ginecológico consistente en una ecografía para valorar ausencia de patología a nivel del útero y ovarios, así como para hacer un recuento de folículos antrales. Este último dato nos informará de cómo se encuentra la reserva de óvulos. Además se hará un estudio hormonal para comprobar la función normal de los ovarios.

Si estas pruebas están bien o hay una leve alteración en el semen, comprobaremos la permeabilidad de las trompas de Falopio con una prueba denominada histerosalpingografía. Esta prueba consiste en introducir un contraste a través del cuello del útero y comprobar que recorre ambas trompas en todo su recorrido.

Ya con el resultado de todas estas pruebas, se decidirá cuál es el tratamiento más adecuado para conseguir el embarazo.


¿Cuáles son las causas más frecuentes de infertilidad?

Pueden ser múltiples, tanto masculinas (35%), femeninas (35%) o mixtas (20%). En un 10% de los casos no encontraremos ninguna causa que justifique la infertilidad.

No obstante, sea cual sea la causa, es importante recordar que la infertilidad es un problema de pareja. Son muy frecuentes los sentimientos de culpa ante el diagnóstico o la tensión y el resentimiento por pensar que el otro no está sufriendo igual. La comunicación con la pareja será imprescindible, así como sentir el apoyo de profesionales en tratamientos de fertilidad.

Conclusión

  • Es importante no retrasar el momento de acudir a una unidad de fertilidad, ya que el tiempo puede ser determinante en algunos casos y la incertidumbre y tensión en la pareja convertirse en insostenibles.
  • Superar el miedo a acudir a un centro y ponerse en manos de especialistas en los que sintamos confianza es un primer paso clave para conseguir el embarazo.
ginecología, Reproducción Asistida, pruebas, Diagnóstico, Elisa Perez, primera consulta

Noticias recientes