“Aunque no te conozco, deseo que sepas lo importante que eres en mi vida”. Con esta frase comienza la emotiva carta que una de nuestras pacientes nos ha entregado esta semana dirigida a su donante de óvulos. “Nunca podré corresponderte por tan hermoso regalo, pero aún así, intentaré expresar en esta carta toda mi gratitud.”

Una gratitud que sienten muchas mujeres que, como en su caso, no han podido ser madres con sus propios óvulos y han recurrido a la técnica de ovodonación.

La decisión de recurrir a óvulos de donante siempre es una fase complicada en un tratamiento de Reproducción Asistida. Debemos pensar que una mujer no opta por esta vía si no es porque realmente existe una razón de peso para hacerlo, como, por ejemplo, la incapacidad de tener un bebé con sus propios óvulos.

Lo que sí podemos afirmar es la inmensa felicidad que viven las mujeres y parejas que consiguen el embarazo gracias a la ovodonación y lo importante que es saber que lo han conseguido gracias a una mujer que les ha ayudado.

Así lo narra nuestra paciente en su carta. “A menudo me acuerdo de tí”. “Nuestro hogar se llenó de vida; llegaron las risitas, las carreras, mucha alegría para nosotros, ilusión para los mayores… y TODO GRACIAS A TI.”

Por eso hemos querido compartir esta carta con vosotros. Para visibilizar la gran labor que hacen las donantes, la felicidad que regalan con su “valentía” y el compromiso que demuestran. Ellas son mujeres que se emocionan cuando leen estas palabras, porque aunque no lo hacen para obtener ningún reconocimiento, se hacen conscientes de lo que supone para la mujer que los recibe. 

Y lo compartimos, también, porque este reconocimiento es tan sincero que no lo estamos diciendo nosotros. Lo dice una mujer que en primera persona siente que quiere dar las gracias: “Por todo este bien que tú me has donado, y siempre te agradeceré de todo corazón: MUCHÍSIMAS GRACIAS”.

ovodonacion, donante, donación óvulos

Noticias recientes