Entender lo que te pasa y saber que no eres la única, ayuda

testimonio_e_ivf-donostia

Hablar del tratamiento le hacer revivir momentos y sensaciones difíciles, sin embargo, E.L ha querido compartir su experiencia en nuestro blog con el único propósito de que su historia pueda ayudar a alguien.

Gracias por hablar sobre tu tratamiento y ayudar con tu historia a otras mujeres y parejas que están viviendo este proceso. ¿Crees que es importante hablar sobre Reproducción Asistida? ¿Te resulta fácil hacerlo?

En mi caso no me ha resultado difícil hablar de mi tratamiento, incluso pienso que ojalá hubiera tenido la oportunidad de contar con un “mentor” o alguien que me hubiera explicado todo lo que sé hoy antes de empezar. Así que sí, creo que es importante.

Nosotros hemos ido aprendiendo a través de nuestra propia experiencia y, por eso, cuando alguien nos pregunta sobre nuestro caso, no dudo en compartirlo. Si así puedo ayudar a alguna mujer o pareja que esté viviendo lo que yo viví, estoy satisfecha. Incluso, si alguien que lea esto quisiera hablar conmigo en persona, estaría totalmente abierta a hacerlo.

Descárgate el Ebook "12 razones que pueden afectar en la búsqueda del embarazo"

¿Antes de venir a IVF Donostia habías hecho algún tratamiento previo?

Sí, mi hija mayor nació de un tratamiento en Osakidetza. En total, mi pareja y yo hemos pasado por 7 tratamientos para los dos embarazos. Los primeros 6 fueron en Osakidetza, 3 inseminaciones artificiales y 2 fecundaciones in vitro por ICSI para lograr el primer embarazo. Cuando buscamos el segundo embarazo, hicimos el último intento que nos permitía Osakidetza, y no lo conseguimos. Fue entonces cuando acudimos a IVF Donostia y me quedé embarazada en el primer tratamiento de ICSI con Test Genético Preimplantacional.

Háblanos de cómo vive una mujer, en este caso de cómo viviste tú, esa situación de querer quedarte embarazada y no conseguirlo.

Estoy operada de endometriosis y tomaba la píldora desde la operación, así que cuando la dejé pensaba que me quedaría embarazada a la primera. Empezaron a pasar los meses y nada, nada, nada… Cada vez que me bajaba la regla era un bajón, pero me consolaba pensar que “a la gente le suele costar un poco, así que es normal”. Sin embargo, como tenía endometriosis y, de alguna manera, estaba avisada de que en mi caso podía dificultar el embarazo natural, decidimos ir al médico e informarnos.

¿Cómo recuerdas ese primer contacto y qué fue lo que sentiste al salir de la consulta?

Sinceramente, salí pensando “qué bien, nos pueden ayudar” y con ilusión de poder conseguirlo, pero, al mismo tiempo, me invadía un pensamiento de “por qué me ha tocado a mí”. ¡Hay parejas que se miran y se queda embarazados!

Una vez en tratamiento, ¿qué ha sido lo más duro o difícil?

Las esperas… Todo el proceso consiste en esperar: esperar a que te baje la regla, esperar a terminar con la estimulación, esperar el día de la transferencia… y aunque no quieras darle vueltas todo el rato, la cabeza no para de pensar. Como mujer empiezas a analizar absolutamente todo, lo que sientes, lo que no sientes, lo que deberías sentir que no sientes…

En el caso de Osakidetza, además, está el tiempo en lista de espera; destacaría de IVF Donostia que el proceso ha sido más rápido porque la clínica se adapta a ti, y si la transferencia toca en domingo, se realiza en domingo...

¿Y el momento que recuerdas con más cariño o alegría?

El día que te dan el positivo es uno de los mejores momentos, pero hay uno que recuerdo con especial cariño, y fue el día que fui a hacerme los análisis de sangre.

Cuando es el segundo embarazo lo comparas todo con el primero. En los ciclos previos que no fueron bien, siempre empezaba manchando un poco hasta que al final me bajaba la regla, y cuando me quedé embarazada de mi hija mayor, en cambio, eso no sucedió.

Después de la transferencia en IVF Donostia, tuve unos días de manchado y pensé “ya está, se acabó”. Cuando hablaba con el equipo, todos me intentaban tranquilizar, había que esperar, pero mi preocupación y la rabia eran evidentes. Cuando fui a hacerme la analítica de sangre para el resultado, recuerdo a Edurne, la enfermera, que me sacó sangre, me dio un fuerte abrazo y me dijo con muchísimo cariño “a ver...”. Luego recibí la llamada del positivo.

Recuerdo tanto este momento que quiero aprovechar para resaltar el gran trabajo que hacen las enfermeras durante todo el proceso y el cariño con el que me han tratado. Una sonrisa o un gesto de cariño y apoyo se agradecen tanto en esos momentos...

La evolución de la Reproducción Asistida es una realidad, sobre todo en el ámbito de la genética. En tu caso, ¿qué ha supuesto poder emplear la técnica de Test Genético Preimplantacional?

Esa técnica la he utilizado sólo en el segundo embarazo, en IVF Donostia. En mi caso tuve 8 embriones, se analizaron y sólo uno era euploide (embriones sin alteraciones cromosómicas)... ¡Imagínate si es importante la selección del embrión!

Es más, en mis primeras consultas pregunté a ver si era posible transferir 2 embriones para aumentar la probabilidad de embarazo… Ya me quedó claro que transferir 2 embriones sólo aumenta la probabilidad de embarazo gemelar, ya que para aumentar la probabilidad de implantación lo mejor es transferir un único embrión pero seleccionando bien cuál se transfiere.

¿Qué es lo que más has valorado de los profesionales que te han ayudado en el proceso?

Que te informen, que te expliquen todo muy claro para ser consciente de lo que puedes o no puedes conseguir. En mi caso, soy muy realista y necesito saber qué me está pasando y entender por qué me está pasando a mí.

También creo que es importantísimo el acompañamiento, sentirte apoyada y no sentirte sola, es decir, entender que hay más personas en tu misma situación. Entender lo que te pasa y saber que no eres la única, ayuda.

Por último, ¿qué dirías a una mujer o pareja que se encuentra en una situación similar a la que viviste tú? Es decir, antes de empezar con todo...

Que vayan cuanto antes a informarse y tener ese diagnóstico que les permita saber qué puede estar pasando. Luego, con esa información, que cada uno sea libre de decidir. 

También creo que es importante no hacer caso a comentarios que puedan herirte, sobre todo cuando llegan de personas que no han vivido un proceso similar.

Además les diría que hay que confiar en los profesionales que te están ayudando y sentirse tranquilo sabiendo que estás haciendo lo que está en tus manos. La frustración es inevitable, pero he comprendido que hay muchas maneras de conseguir el embarazo y formar tu propia familia.

Y, sobre todo, durante todo el proceso, les diría a todos (tanto mujeres como hombres) que no se castiguen por nada. Si te obsesionas, pues te obsesionas… perdonarlo todo salvo no intentarlo.

Noticias recientes

Categorías

Ver todo