Los pacientes que acuden a informarse a una unidad de Reproducción Asistida por primera vez pueden tener dudas de qué esperar en esa consulta.

Existen, sobre todo, cuatro tipos de pacientes que llaman por primera vez para solicitar una consulta informativa. Por un lado, están esas personas para las que el mundo de la Reproducción Asistida es totalmente desconocido. Son personas que no consiguen embarazo de forma natural, y esta llamada es su primer acercamiento o contacto para dar solución a su problema.

Descárgate el Ebook "12 razones que pueden afectar en la búsqueda del embarazo"

Por otro lado, están aquellas parejas o mujeres que ya llevan un camino recorrido, han consultado distintas unidades o, incluso, se han realizado tratamientos de Reproducción Asistida pero no han conseguido el embarazo. Son personas que cuando llaman ya saben lo que están buscando y qué pueden esperar de una unidad.

También, cada vez son más las parejas de mujeres o mujeres que deciden ser madres sin pareja. Y por último, está el perfil de mujeres que por diversos motivos desean preservar su fertilidad y contactan con una unidad como la nuestra para obtener información sobre el proceso.

Desde el primer contacto con estas personas por teléfono, nuestro objetivo es saber qué tipo de paciente es y detectar qué le preocupa y por qué quiere acudir a una primera consulta informativa. Y es que, las necesidades tanto de información como de atención para cada una de estas personas son distinta.

Tan importante es recibir una buena información, detallada y real sobre dónde se encuentran y cuáles son sus posibilidades, como sentirse acompañados y escuchados durante todo el proceso. Y para poder hacer esto, es esencial conocer profundamente su caso y entender a cada persona.

La primera consulta

En esa primera consulta informativa que realizamos con todas las personas que contactan con nosotros, tal y como indica el nombre, el único fin es informar.

Los pacientes exponen su situación, sus preocupaciones, y el ginecólogo de nuestro equipo que les atiende les realiza una serie de preguntas más detalladas para conocer mejor su caso: antecedentes, si han realizado ciclos previos, si han tenido algún embarazo o aborto, cuánto tiempo llevan buscando embarazo, si tienen algún hijo, etc. Si se considera necesario, se realiza también una ecografía ginecológica.

Con toda la información y datos necesarios, el mismo ginecólogo realiza un primer diagnóstico y explica qué es lo que se recomendaría hacer. Son recomendaciones personalizadas y siempre orientadas a que la pareja o persona pueda conseguir sus objetivos en el menor tiempo posible.

Si es aconsejable comenzar con un tratamiento, en este punto se explica el proceso y los pasos a seguir, así como las pruebas diagnósticas previas y técnicas complementarias necesarias. La Reproducción Asistida cada vez ofrece más técnicas y pruebas que pueden contribuir a mejorar la efectividad de cada tratamiento. Es vital explicar con claridad para qué sirven y de forma que las personas no habituadas a estos temas las puedan comprender.

Finalmente, siempre se habla de tasas de embarazo y éxito de los tratamientos, de los tiempos aproximados para el proceso y del presupuesto. Todo ello, en clave de confianza, transparencia y honestidad.

Esta conversación tiene un objetivo claro, y nos quedamos satisfechos si conseguimos 3 cosas básicas:

  1. Resolver todas las dudas, miedos e inquietudes que tienen los pacientes.
  2. Explicar de forma clara y comprensible todo el proceso y el porqué de elegir una opción y no otra.
  3. Poder ofrecer una visión real de las posibilidades de conseguir el embarazo, el fin último de las personas que acuden a nosotros.

 

Nuevo llamado a la acción

consulta informativa, salud reproductiva, Reproducción Asistida, Diagnóstico, infertilidad, fertilidad

Noticias recientes